Educar en el liderazgo, un compromiso con nuestros hijos

El mundo de hoy se nos presenta como un universo cambiante, lleno de desafíos, relativismos, con una constante presión por parte de los medios de comunicación hacia modelos estandarizados y muchas veces moralmente cuestionables.

La educación, en este entorno se enfrenta a nuevas necesidades y requerimientos, necesidades que superan el campo académico para lograr una mirada más holística del ser humano, una mirada que pueda ir más allá de lo cognitivo y llegar a desarrollar la mejor versión de nuestros hijos. El desarrollo de esta mejor versión implica un compromiso en equipo de padres, profesores y niños; un compromiso que empieza por ayudar a descubrir la originalidad de cada niño y a partir de ello plantearse las posibles competencias de liderazgo a desarrollar, que pueden ser proactividad, liderazgo participativo,  solidaridad, resiliencia, buen comunicador. Ante esta realidad surgen diversas preguntas ¿Qué es el liderazgo? ¿Por qué es importante desarrollarlo en los niños y jóvenes? ¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a desarrollar estas competencias de liderazgo?

El liderazgo se puede comprender como un conjunto de capacidades y habilidades que permiten a nuestros hijos emprender proyectos, mejoras y movilizar a otros para lograr objetivos y metas en común.  Un líder, entonces, es aquel ser humano que en la búsqueda de su mejor versión sale de su sano egoísmo y se pone al servicio de los otros.

El liderazgo puede ser desarrollado en casa a través del cultivo de una inteligencia emocional sana y del desarrollo del pensamiento crítico. La inteligencia emocional implica  entre otros aspectos el auto-conocimiento, la auto-regulación, la auto-motivación y la autoestima; el pensamiento crítico por su parte es la capacidad para analizar, observar, indagar y establecer de forma crítica juicios que permitan una toma de decisiones informadas. Desde casa en el día a día debemos generar experiencias que permitan a nuestros hijos aprender de sus errores, de sus aciertos, descubrir sus virtudes y sus limitaciones para plantearse planes de mejora. En el día a día debemos invitar a nuestros hijos a que descubran cómo solucionar un determinado problema, cómo reparo algún error que he cometido, cómo me veo en mi relación con otros y mi relación conmigo mismo, invitar a nuestros hijos a analizar su accionar y planificar nuevas acciones los ayudarán en el desarrollo de la inteligencia emocional.

Como padres tenemos un gran trabajo, un trabajo de cada día, una búsqueda de esa mejor versión, una búsqueda que permitirá que ellos sientan que su mayor tarea está en el servicio y la entrega desinteresada de este liderazgo para conseguir un mundo mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s